Hasta que te vea


El viento se cuela por mi ventana. Pienso que miro, pero es como andar ciego. El vacío se extiende entre mi cuerpo y la imagen que forma mi recuerdo, como un abismo que representa el fin del camino.

Hasta aquí llegué, y ahora vuelta y retorno. O, quizás, seguir creyendo que es posible cruzar. Mis lágrimas se funden con la lluvia, pero la manera como mis húmedos ojos observan el fantasma de tu ser no deja espacio a la confusión.

No sé si este sollozo es por ti, o por la impotencia, la imposibilidad: esta nada que se cierne frente a mí. Me siento cansado. Las hojas de los árboles, a lo lejos, bailan. Ellas ya han encontrado su felicidad, su lugar en el mundo.

¿Dónde está el mío? Supongo que no lo sabré mientras no pueda cruzar. Está la otra orilla tan lejos.

He vivido creyendo que algo maravilloso puede ocurrir, o que puedo hacerlo ocurrir. Con la clásica frase de darlo todo, llegar hasta ti, la imagen más hermosa de todas, el paisaje más bello, donde querré recostarme, como si fuera tu regazo, y descansar. Por siempre. O, cuando la máxima turbulencia hubiere pasado, entender la realidad mientras te miro a los ojos, aquellos que pueden hacerme sentir el infinito, y luego sonreír y volver a casa.

No sé hasta dónde llegaré, si me quedaré en el camino, o si, adonde alcance, no será el lugar que hubiera imaginado. Sin duda alguna, sé que podré fallar, pero jamás lo haré sobre la certeza de la imagen que guardo conmigo: la imagen que guardo de ti.

Porque, cuando las luces se hayan ido y solo quede en el cielo la iluminación de la luna y las estrellas, te abrazaré, y te amaré. Y es que, desde ya, te llevo conmigo. Estás conmigo. Irás conmigo al cruzar este abismo, que no será tal estando a tu lado. Así, en ambos extremos, estaré en casa.

Aquí estoy, listo para partir, listo para ir a buscarte. O para encontrarme a mí mismo. Listo para encontrarte y, una vez más, amarte. O, tan solo, para llegar a darme cuenta de que, a través del viaje, habré podido ser feliz.

Así será. Hasta que te vea, y para siempre.



Portada por Kasuma (Pexels).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s