Un texto espontáneo

Un momento espontáneo

Aún pienso que estás allí. Aún siento tu presencia, aún siento que mañana te voy a ver. Aún te veo sentada en el sillón, con tu dulce sonrisa. Aún te veo mirándome con esa dulzura, como si pudiera ver, a través de tu expresión, el resto de mi vida. Aún me imagino recibiendo esa misma mirada en un tiempo lejano, cuando nuestras cabezas estén llenas de canas. Aún siento la suavidad de tu piel al besarte en mis sueños.

Te fuiste con el tiempo, mientras yo me quedé. Mi mente está colmada de ti, y mi amor vive a través de lo que dejaste en mí. Te respeto, te pienso, te extraño. Te imagino, te recuerdo, te sueño. Eres parte de mi memoria y eso no se va a borrar.

Y, donde quiera que estés, sabe que te estoy deseando lo mejor. Que tu espíritu fluya con el viento, dance con las olas del mar y abrace con el calor del cielo de verano. Allí, en tu corazón, que seas feliz. Y en tu alma, que guardes al menos un pedacito de la vida que viviste conmigo. Yo lo haré, y mucho.

Aquí, en el límite de nuestras vidas, te mando un saludo de amigo y un saludo de viejo compañero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s