Divagaciones de bloguero

Ya no encuentro momentos para escribir. Se ha vuelto una actividad muerta en mi vida, aunque reemplazada por una lectura incesante. No deseo que mi historia entre en el olvido. Este es un blog de testimonios, y es así como deseo que continúe. Hay tanto por contar, y tanto, a la vez, por guardar para otro tipo de momentos. A veces, no se por dónde empezar, y, cuando empiezo con una determinada línea, creyendo estar siendo espontáneo, no encuentro cómo seguir de manera que me resulte interesante. Es como si siempre regresara a ese punto en que me quedo esperando —por siempre— el momento “correcto” para escribir, el cual no sabes cuándo va a existir. Es un albur. Si bien, cuando llega, llega con fuerza y grandes inspiraciones, no necesariamente se tiene control sobre el mismo. Por eso es que, más de una vez, he escuchado el consejo de, simplemente, escribir. Ya sea estando con ganas o no. Es decir, forzarlo a convertirse en un hábito. Además, lo primero que se escribe no necesariamente es lo que debe lanzarse al público. Es decir, si no ha gustado mucho —a uno mismo— lo que uno ha escrito o avanzado, siempre se puede dejar guardado hasta una próxima edición, y así sentir un resultado satisfactorio. Recuerdo que, antes, estaba muy ávido por escribir y contar, escribir y expresar, pero ahora siento que debo ser siempre más fino en lo que escribo, ya que puede generar interpretaciones diversas. Hay una base cada vez más grande de personas que me siguen, aunque, en general, sigue siendo una cantidad pequeña comparada con otros blogs. En realidad, no digo que ese sea uno de los motivos, pero no hay una línea definida en mi desarrollo del blog. ¡Este solo testimonio no tiene una línea definida! Tal vez por eso estoy pensando llamarlo “testimonio libre”, ante la ausencia de un mejor título. Y también estoy pensando borrar este texto cuando crea que haya terminado. La verdad es que intenté hacer el ejercicio de escribir, sintiéndome motivado por la música que estoy escuchando (Black Clouds & Silver Linings de Dream Theater), pero no siento que haya desembocado en buen puerto. Y, aun así, la música sigue siendo maravillosa y sostiene el momento. Quiero seguir contando mi historia, en todo lo que sea posible. Quiero volver a escribir. Puedo decir que estoy en un buen momento en mi vida. A pesar de algunas dificultades, me están saliendo algunas cosas bien, y pretendo seguir así. Dentro de poco se viene un gran viaje para mí, lleno de retos, pero aún hay unos días por vivir antes. Empecemos por hoy (aunque ya sea de noche). Aquí me detengo.

Te presento a ‘Mi patria’, nueva página en De montañas y viajes

Voces entrecruzadas en disputa y una patria que resurge, un país, un Perú. Luego de un trabajo repartido en varios días, publiqué ayer la nueva página que aparece fijada en la portada del sitio web, a la cual he llamado Mi patria.

Continúa leyendo Te presento a ‘Mi patria’, nueva página en De montañas y viajes

Cada vez más

Espero que este texto de reciba a ti y tu familia en buena salud. Me encuentro animado: muchas cosas buenas han venido ocurriendo. La principal, creo yo, es la velocidad con la que ha venido avanzando el proceso de vacunación en mi país. En las semanas que nos rodean, ya se está en plena vacunación de las personas cuya edad se encuentra entre 40 y 50 años, y luego se pasará a la década inferior, donde me ubico.

Continúa leyendo Cada vez más

Los días que vienen

Ya casi termina enero y, en Lima Metropolitana, nos confinaron nuevamente la primera mitad de febrero. Cuarentena completa, excepto por la posibilidad de salir a pasear una hora diaria. La segunda ola de la pandemia está ya anunciada en el país, y se ha dividido a las regiones -incluyendo Callao, Lima región y Lima Metropolitana- en cuatro categorías: extremo, muy alto, alto y moderado, cada una acarreando medidas diferenciadas. Como era de suponer, Lima Metropolitana, que abarca alrededor del tercio de la población, está en extremo. Espero que, al finalizar el Día de San Valentín, no estemos enterados de que el plazo se ha extendido nuevamente. Buena forma de iniciar el año.

Continúa leyendo Los días que vienen

Retorno a las bases

Queda muy poco para el 2021. Como es usual compartimentar el tiempo, hablamos de los años como periodos separados, como si alguno de estos periodos no tuviera nada que ver con el que le precedió ni tendrá nada que ver con el que le sigue. Sin embargo, suena ya trillado decir que el tiempo sigue siendo el mismo y cambia a su «propio ritmo» (en realidad, este «ritmo del tiempo» es el conjunto de sucesos, naturales o no, que se desarrollan en el marco del tiempo).

Continúa leyendo Retorno a las bases

A menos de un día para la Noche Buena

23 de diciembre. Mientras más vivo, me doy cuenta de que hay más por hacer y conocer de lo que una sola vida podría abarcar. Ese es otro de los motivos por los cuales la vida es tan magnífica, ya que nunca deja de tener aspectos sorprendentes. Es el darse cuenta, a medida que pasan los minutos mientras se hace una actividad, que cada uno de esos minutos que están transcurriendo no volverán. Entonces, lo que se decide es de una importancia mayúscula.

Continúa leyendo A menos de un día para la Noche Buena